loader

«La buena práxis»

Jesus Recio. Clinica Dental.
by on 28/02/2019
Posted in Uncategorized

Hace unos cuatro años visité a una dentista del centro de Madrid, era la más próxima a mi vivienda y figuraba dentro del cuadro clínico que me ofrecía mi compañía de seguros. La Dra. fue muy amable, pero tras una primera revisión detectó en mi boca una endodoncia fracasada y una muela del juicio que, según ella, estaba perjudicando mi dentadura. Decidió que había que extraer dicha muela y, tras convencerme de la utilidad de la intervención y que el coste de la extracción lo cubría el seguro fijamos cita para la semana siguiente.

Cuando llegué de nuevo, procedió a la molesta extracción de la muela del juicio y, nada mas terminar, decidió que era conveniente aprovechar el momento para extraer de paso la pieza con la endodoncia fracasada, en un lugar muy visible, también a «coste 0«. Aturdido por la intervención di mi consentimiento. A la semana siguiente, cuando volví para ver como había cicatrizado y preguntar como íbamos a solucionar el «hueco» que me había dejado, me pasó un presupuesto de casi 4.500 € para hacer un doble implante con un puente que, según ella, solucionaba de por vida el aspecto y salud de la parte superior izquierda de mi dentadura. Marché indignado en busca de alguna solución menos ruinosa.

Durante una par de años peregriné por diferentes clínicas dentales intentando solucionar el desaguisado con garantías médicas y sin que ellos supusiera un gran descalabro económico. Obtuve presupuestos de todo tipo para mi implante, unos carísimos que superaban los 5.00o € y otros mas económicos, pero, que tras un análisis detallado escondían múltiples extras: una cosa era el implante, pero luego había que añadir las prótesis, el estudio radiológico, resonancias… Y lo peor de todo es que, los que eran mas razonables en presupuesto no ofrecían ninguna garantía profesional, ni por experiencia, ni por titulación, ni por trato.

Cuando ya había dado por perdida mi batalla contra la «hoquedad» de mi dentadura, conocí por pura casualidad al Dr. Recio. Jesús es una persona afable, culta y con buena conversación, por lo que trabar amistad con el, se hace casi obligatorio. Cuando me comentó que era dentista especialista en implantología, le comenté mi caso y, dicho y hecho, en dos sesiones, sin dolor y por menos de la cuarta parte de lo que me habían presupuestado, hoy disfruto de una dentadura completa.

Cuando me comentó que estaba realizando una página web, no pude por menos que pedirle un pequeño espacio para relatar mi testimonio, con la esperanza de que pueda servir de ayuda para que, muchas personas como yo, puedan encontrar una solución profesional a los casos de mala práxis tan frecuentes hoy en día y dejar también un claro testimonio de que existen grandes profesionales y mejores personas dentro de la profesión.

 

J.M. López
Madrid.


Share: